sábado, 16 de febrero de 2008

¿Cree usted que es racista y xenófobo el contrato de integración que propone el PP si gana las elecciones?.

Cualquier persona, español o inmigrante, que reside en España sabe que es intolerable el caos producido por la inmigración en nuestra Patria, y también sabe que son imprescindibles unas leyes mucho más severas y su aplicación inmediata.

Porque hasta los tontos, y por supuesto los hipócritas que se lo callan, saben (porque lo dicen las cifras, incluidas las oficiales, y el día a día), la influencia y la relación directa de la inmigración con una serie de obviedades en las que no me voy a extender como:

El aumento de los delitos de todo tipo en España, entre ellos el terrorismo, los homicidios, los ajustes de cuentas y los asesinatos de mujeres.
-El reparto discriminatorio en las prestaciones sociales como la vivienda, las becas escolares y de comedor o las atenciones sanitarias.
-La saturación de nuestras cárceles (y mira que es difícil ir a la cárcel en España salvo si se es un patriota español).
-La introducción, ya que no hay control sanitario en la llegada, de enfermedades desconocidas o ya desterradas en España.
-La creación de ghettos y barrios sin orden y sin ley.
-El deterioro aún mayor de la educación y enseñanza de nuestros niños y jóvenes.
-La perdida de condiciones laborales y sociales de los trabajadores españoles que no es que no quieran realizar ciertos trabajos, sino que no quieren realizarlos en el siglo XXI con condiciones del siglo XIX…

El contrato de integración del PP, aparte de insuficiente, me parece irrealizable porque este partido no tiene credibilidad alguna en este tema.

Y no tiene credibilidad porque el Partido Popular en el año 2000 modificó la ley de extranjería del PSOE de 1989, la mejor que ha habido hasta ahora, para hacer una, que ante las críticas recibidas, volvió a modificar en 2001, ya con mayoría absoluta, para dictar una desastrosa que además Mayor Oreja, ministro del Interior de entonces, dijo que se hacía para no cumplirse.


Y no tiene credibilidad porque de los 6 millones de extranjeros residentes en España, gran parte de ellos entraron ilegalmente en nuestra nación en los años de gobierno del PP.


Y no tiene credibilidad porque Esperanza Aguirre sigue manteniendo que en Madrid hacen falta entre 600.000 y 800.000 inmigrantes más, no se donde quiere meterlos, cuando el paro sólo en Madrid ya asciende a 250.000 personas y casi a 2.300.000 en toda España.


La inmigración y sus nefastas consecuencias no tendrán solución en este sistema porque esta invasión beneficia:
-A la banca, que impuso la última gran regularización para captar millones de nuevos clientes que abrieran cuentas, pidieran préstamos y usaran sus servicios para el envío del dinero a sus países.
-A los empresarios explotadores que pagan a un inmigrante ilegal, mucho menos que a uno legal y muchísimo menos que a uno español.
-A los sindicatos chaperos que se quedaban sin militancia y sin representación (y por lo tanto sin subvención) porque cada vez engañan menos al trabajador español.
-A muchísimas ONG’s tipo SOS Racismo o Esteban Ibarra que viven de los inmigrantes y no para ellos.
-A las grandes marcas y las multinacionales que no venderían zapatillas, camisetas, hamburguesas o móviles en los países de origen de los inmigrantes y que los venden a millones a esas mismas personas en los países de destino.
-A los partidos políticos de izquierda que ven en el futuro voto inmigrante la panacea para mantenerse en el poder y seguir viviendo de la ubre estatal,
-A la prensa gratuita, toda curiosamente de izquierdas y pro-inmigracionista, que gana mucho dinero gracias a la publicidad dirigida a los inmigrantes, inmigrantes a los que explotan en sus empresas periodísticas.


La inmigración es el arma de la globalización y del sistema para acabar con las naciones y la justicia social, por eso la solución a los males que genera la inmigración, jamás vendrá de parte del sistema.

Sindicato TNS.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal