sábado, 22 de diciembre de 2007

La nueva delincuencia, sinónimo de organización y especialización

En los últimos años han proliferado las bandas organizadas que, mediante diferentes técnicas, asaltan domicilios, comercios y empresas.

Los tiempos cambian y la delincuencia no es ajena a ello. A pesar de que los delitos menores, en la mayoría de los casos, siguen patrones muy parecidos a los de hace 25 años, lo cierto es que la irrupción de bandas organizadas -en su mayoría procedentes de países de la antigua Europa del Este y algunas de Latinoamérica- ha hecho aparecer modalidades delictivas hasta hace poco desconocidas, no sólo en el Camp de Tarragona, sino en el resto de Catalunya e incluso del Estado.

Salvo casos esporádicos, los asaltos a domicilios, comercios y empresas llevan el sello de bandas organizadas y especializadas que trabajan con diferentes números de efectivos y de técnicas. Además, durante los últimos tiempos, algunos de estos hechos se han llevado a cabo empleando una violencia extrema e inusual con los inquilinos o empresarios.

Cuando se habla de bandas organizadas hay que tener en cuenta que existen diferentes tipos. Según fuentes de la Policía Nacional consultadas por el Diari , «las hay desde las más pequeñas, con un mínimo de dos personas, hasta aquellas más organizadas que necesitan una mayor infraestructura. En cuanto a las primeras, mientras uno trabaja el otro se dedica a vigilar y avisar si viene alguien. Causan la mayoría de los hechos delictivos y suelen cometer los robos mediante la escalada, los silenciosos (con inquilinos dentro), los de cable de cobre, de almacenes, comercios, bares, oficinas, etc. ¿Sus métodos? A veces hacen un butrón porque rompen un tabique y si lo hacen en establecimientos comerciales entran por viviendas colindantes deshabitadas».

Otro tipo de bandas organizadas está formado por grupos de familias que, según la Policía Nacional, «suelen ser gitanos trashumantes. No tienen por qué ser rumanos, ya que los hemos encontrado también de nacionalidades como Bosnia, Kosovo o de la antigua Yugoslavia». Respecto al perfil de estas personas, la Policía explica que «acostumbran a actuar varios jóvenes de edades comprendidas entre los 13 y 14 años, acompañados de uno o dos mayores que los dejan en determinadas ciudades por las mañanas y los recogen a media tarde. Cuando tienen un alijo (generalmente joyas y dinero), localizan a los mayores y se lo pasan». El procedimiento que usan estas bandas para acceder a las casas suele ser el del «plástico. Lo pasan por el bolón de la cerradura y, si no se ha echado la llave, con un ligero empujón la abren. Si se les resiste, y siempre después de asegurarse que no hay nadie en el interior, emplean un destornillador y rompen la puerta a la altura de la cerradura».

Otro sistema empleado por estas bandas, y que últimamente se ha puesto de moda y se está dando en algunos robos a pisos que se han producido, por ejemplo, en el barrio Mas Iglesias de Reus, es el del ‘Pico de Loro’. La Policía explica que «rompen la cerradura de determinadas marcas que tienen la parte central e interior muy débil, utilizando unas tenazas de pico de loro o dándole un golpe con un cincel. Es una técnica que la usan tanto los españoles como los sudamericanos o los del centro de Europa».

José Morales.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal