viernes, 21 de septiembre de 2007

Francia como ejemplo.

Mientras en España nos siguen imponiendo esa aberración etnocida llamada "multiculturalismo" por una izquierda subnormal y una derecha cobarde, en Francia un ministro de Sarkozy ha reconocido sin tapujos que la inmigración es "una amenaza para su seguridad, empleo y modo de vida".

De algo ha de servir por lo menos que el partido de Sarkozy robase más de un millón de votos al Front National de Jean-Marie le Pen, empezando a hablar claro sobre la lacra de la inmigración.

En España, esta derecha acobardada que prefiere mirar de refilón al problema migratorio, no fuese que los progres de sala y alcoba les llamasen ultras, hizo un atisbo de atrevimiento durante la campaña de las últimas elecciones municipales diciendo en Badalona lo que todo el mundo sabe: inmigración y delincuencia van relacionadas. Pero sus reparos no les permitieron ir más allá y la cosa quedó en una simple denuncia electoralista, sin ninguna propuesta de solución.

Es de esperar que cuando los partidos a los que el sistema llama de "extrema derecha" (es decir, con sentido común) empiecen a acumular votos, la derecha colaboracionista de ahora (léase PP) empezará a hablar más claro para evitar una fuga de votantes hacia quienes de verdad proponen soluciones. La derecha tiene una plataforma que no utiliza más que para sus intereses, tiene voces que podrían ser oídas en el Parlamento, en el Senado y en los medios de comunicación, pero esas voces están calladas. Sólo las harán hablar cuando vean rédito electoral de por medio. Así de hipócrita es la política.

Mientras tanto, esos vagos que van al Parlamento a leer el periódico y a contemplar impasibles cómo se hunde España, han decidido aumentarse los sueldos -dietas a parte-por encima de los 3.000 euros mensuales, siendo el gasto mensual que le provocan al Estado inútilmente de más de un millón de euros. Si por lo menos esa gentuza sirviese de algo más que para engordar, estaría el dinero bien empleado, pero por lo que hacen deberían pagar un alquiler por ocupar butacas inútilmente, en vez de cobrar por sentarse ahí.La cosa es que los políticos toman al pueblo por idiota, y probablemente éste lo sea, porque siendo la situación la que es deberían de haber huelgas generales cada día.

Como ejemplo de la mofa, comentar sólo una obviedad que repitieron como loros todos los medios. Resulta que esta semana proclamaron a los cuatro vientos un importantísimo descubrimiento, una novedad sin precedentes, algo que hasta ahora era completamente desconocido: la polución es mala para la salud. Ante tamaña novedad que no se sabía y que era insospechable si un atajo de inútiles no hubiese llegado a esta conclusión después de meses de estudio, se apresuró el Gobierno catalán a decir que esto refuerza su propuesta de reducir a 80 km/h la velocidad máxima en el área metropolitana de Barcelona, porque reduciendo la polución se reducirá én 1.200 el número de muertes anuales provocadas por enfermedades respiratorias.

La verdad es que les importa que nos muramos contaminados. Lo único que persiguen con esta medida gilipollesca es recaudar más con multas por "excesos" de velocidad.

Y el pueblo traga. Y traga. Y traga.Un pueblo con dignidad arrancaría las placas de matrícula de sus coches de la noche a la mañana y que la DGT coleccione fotos de parachoques, reventaría los peajes de las autopistas e incendiaría tres o cuatro docenas de edificios oficiales -previa evacuación-. Pero el nuestro sólo traga.

Y traga. Y traga. Y mientras tanto, los del Congreso subiéndose los sueldos y viviendo a cuerpo de rey por no dar palo al agua.Me gustaría entrar en el Congreso en calidad de diputado para decirles a esos parásitos qué opino de ellos a la cara, para que me tuviesen que aguantar cada día recordándoles lo prescindibles que son por lo poco que hacen, para soltarles un buen sermón a esos cantamañanas que dicen estar ahí representándome a mi y a todos los demás. Y para demostrarles a esos chorizos que con un sueldo de mil euros también se pasa, sobretodo por hacer lo que ellos hacen y teniendo las dietas pagadas, porque el resto de billetes de ese sueldo los emplearía para empezar un fondo social de ayuda al ESPAÑOL desfavorecido, no al invasor delincuente ni al político mangante.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal