martes, 7 de agosto de 2007

Avalancha de bolivianos en España.

Avalancha de bolivianos en España: más de 15.000 entran al mes por Barajas


En dos meses han llegado en avión más ciudadanos del país andino que subsaharianos a Canarias en lo que va de año.

Un informe interno del Ministerio del Interior, al que ha tenido acceso, constata la afluencia masiva de bolivianos en los últimos meses. La Policía cifra en 3.600 semanales y en 15.000 al mes el número de pasajeros de esta nacionalidad que entran por el aeropuerto de Madrid-Barajas a través de 10 compañías aéreas, lo que ya da una idea del volumen de llegadas.


Las agencias de viajes en Bolivia crecen «como las setas».
Billetes de avión a España que se compraban a 800 dólares hace tres meses ahora no cuestan menos de 2.000. Y es que la demanda de inmigrantes bolivianos que desean venir a España aumenta a ritmo imparable. Más después de que el ministro de Trabajo, Jesús Caldera, anunciara en el Congreso de los Diputados el pasado 7 de septiembre que estaba de acuerdo con que la UE exigiera visado a los ciudadanos procedentes de estos países, una forma de cortar el fuerte flujo de inmigrantes procedentes del país andino, como ya ocurrió con los ecuatorianos en el año 2003. No hay más que atender a las cifras.

Un informe interno del Ministerio del Interior, al que ha tenido acceso, constata la afluencia masiva de bolivianos en los últimos meses. La Policía cifra en 3.600 semanales y en 15.000 al mes el número de pasajeros de esta nacionalidad que entran por el aeropuerto de Madrid-Barajas a través de 10 compañías aéreas, lo que ya da una idea del volumen de llegadas.

Interrogatorio «trampa»
Los inmigrantes del país andino, a diferencia de lo que ocurre, por ejemplo, con los colombianos, entran como turistas. Sólo se les exige el pasaporte, un billete de vuelta, un total de 300 euros en metálico (el mínimo fijado para tres meses de estancia) que les prestan las mafias con intereses si no cumplen los plazos de pago establecidos, y responder a preguntas sencillas de la Policía como «¿dónde se aloja?», que en algunas ocasiones se convierten en un interrogatorio «trampa» con la intención de averiguar las verdaderas intenciones del falso turista.


Sin embargo, muchos ni siquiera se ven sometidos al interrogatorio policial ante la imposibilidad de los agentes de detenerse con todos los recién llegados.


Las compañías aéreas hacen ahora su particular agosto.
Aerosur, que fleta vuelos cuatro días a la semana en horario de tarde, es la compañía que más bolivianos traslada:1.200 pasajeros a la semana. Le sigue Lloyd Eeroboliviana, con trayectos tres días en semana y 750 bolivianos que desembarcan en España; Iberia (vía Sao Paolo), que trae otros 490, Aerolíneas Argentinas, 350; o Air Madrid, con 210 .

Las agencias de viajes, que venden ahora pasajes para España a precios abusivos, facilitan al inmigrante desde el hotel donde hospedarse hasta una carta de invitación o una visita turística por la ciudad.


España se ha convertido para los bolivianos en el país preferente para emigrar, sobre todo por el idioma, y Barajas en la principal puerta de entrada. No obstante, algunos han optado por recalar antes en Italia, Portugal y Alemania para acceder finalmente por vía terrestre a nuestro país. Hace unos años se trasladaban hasta París para después llegar a España, pero esta ruta ya ha caído en desuso por el aumento de la vigilancia policial gala.


Amsterdam ha sido también durante mucho tiempo escala para los inmigrantes del país andino después de que se extendiera la idea generalizada de que los controles no eran exhaustivos porque los agentes estaban al tanto de que no se quedaban en Holanda. De este modo, conseguían que la vigilancia no fuera tan estricta a su llegada a un aeropuerto español porque ya habían pasado la frontera de un país Schengen.

Suecia, donde existe un colectivo muy importante de bolivianos, y Brasil, han sido otros destinos migratorios preferentes, y sobre todo, Estados Unidos, pero con mayores trabas de acceso.

Aunque la mayoría logra pasar con éxito el filtro policial a su llegada a Barajas, la Policía calcula que diariamente se tramitan una media de 50 expedientes de rechazo en el puesto fronterizo del aeropuerto. «No todos tienen la posibilidad de conseguir un pasaporte porque las autoridades están aumentando los requisitos para obtenerlo y la elevada demanda hace que sea difícil obtener uno casi de inmediato cuando todo el mundo sabe que falta poco para que se empiece a exigir visado a España, que si no, más venían», explica Teodoro Mena, presidente de la asociación Amigos de Bolivia.


Decepción ante la realidad
Según Mena, la mayoría de los bolivianos que llegan a España se sienten decepcionados al encontrar otra realidad diferente a la que les habían contado. «Hace cuatro días llegó Elisabeth desde Santa Cruz. Tiene 22 años, había dejado en Bolivia a su hija de dos años y a su marido y no hacía más que llorar. Vino acompañada de un amigo que llegó hace un mes, porque no sabía cómo moverse en el metro y era la primera vez que montaba en las escaleras eléctricas. No había manera de cortar su llanto y su angustia porque no encontraba trabajo y tenía que devolver el dinero que le habían prestado para llegar a España y no sabía si regresar a su país», explica mena.

El «boom» de llegadas de bolivianos se empezó a registrar a partir de 2006 y ahora se ha convertido en una de las nacionalidades con más presencia migratoria en España. 46.151 tienen permiso de residencia, según los últimos datos del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, pero se calcula que hay más de 200.000.

Bolivia es el quinto país de Iberoamérica con mayor presencia en España después de Ecuador, Colombia, Perú y Argentina. Madrid, Barcelona, Murcia, Cádiz y Bilbao son las ciudades que registran mayor afluencia de ciudadanos de esta nacionalidad. De hecho, su peso es tan importante en Madrid, que la comunidad ha decidido subvencionar un Centro Hispano-Boliviano, el equivalente a las casas regionales que abrieron los españoles en el extranjero y en las ciudades donde emigraban.

«Las mujeres tienen más facilidades para encontrar empleo. Se dedican al servicio doméstico como internas, lo que en Bolivia se conoce como empleadas cama adentro, y son las que sostienen en muchas ocasiones la economía familiar, porque los hombres tienen más dificultades para encontrar empleo. La mayoría se dedican a la construcción y la agricultura, pero también unos pocos suelen optar por montar un negocio propio», dice Mena.

A diferencia de lo que ocurrió con Ecuador, donde la propuesta de que se exigiera visado para los ecuatorianos salió de España, en el caso de los bolivianos la idea parte de la Comisión Europea y España la apoyará cuando llegue el momento.


El Gobierno español está interesado en que este requisito se implante para que se frenen en seco las llegadas de ciudadanos del país andino.

Entre otras cosas porque la verdadera avalancha llega por Barajas ya que en dos meses han entrado más bolivianos por el aeropuerto madrileños que subsaharianos han llegado en cayuco a Canarias en lo que va de año.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal