viernes, 22 de junio de 2007

Por un movimiento nacional, social e identitario.

Hoy, màs que nunca, Alcorcón, Madrid y España, necesitan de un nuevo modelo de partido polìtico. Se necesita un movimiento nacional, con la base sentada sobre la justica social, por supuesto identitario, y que regenere la honradez polìtica. Puntos estos, perdìdos hace mucho tiempo en España.

Estamos viviendo la situación política, seguramente, más inestable, desde la transición.
El poder está detentado por un gobierno prepotente, dictatorial, cobarde e incompetente, sin personalidad, carácter, ni preparación, ni ideas.

La oposiciòn liberal perdiò el rumbo hace mucho tiempo, si es que alguna vez lo ha tenìdo.

Màs allà de las izquierdas y las derechas.
Resulta absurdo gestionar el siglo XXI con categorías surgidas en la última década del siglo XVIII. Nunca como hoy los términos de “derechas” e “izquierdas” resultan tan superficiales para dar soluciones razonables.

- Quienes se definen de una u otra opción lo hacen en función de tópicos –frecuentemente caricaturescos– y de programas rígidos cuya eficacia es luego desmentida por la práctica.
- No existen programas de “derechas” o de “izquierdas”. Existen programas viables o no viables, eficaces o ineficaces, que benefician o perjudican a la población. Y es este criterio el que debe tenerse en cuenta y no otro.
- Estas catalogaciones abren el camino a otras (progresistas-reaccionarios, franquistas-antifranquistas, buenos-malos, etc.) que carecen igualmente de sentido y que son las excusas de los partidos mayoritarios para justificar en ellas su existencia.
- Pero, por encima de derechas e izquierdas está el conjunto de la población y las políticas eficaces o ineficaces. Se trata de encontrar soluciones que respondan a los intereses de mayoría de la población y de que esas soluciones demuestren su eficacia en la práctica.

Reimplantar la honestidad en la gestión pública.
- El caso Marbella no es una excepción. De hecho, todo el país es Marbella. Incluso buena parte de los detenidos en el Caso Malayo no limitaban sus actuaciones a esta ciudad, sino que actuaban en otras muchas provincias.
- La corrupción es una mancha de aceite que incluye a representantes de todos los partidos. Es más: la corrupción se ha hecho habitual en España desde el felipismo, pero aquel modelo de corrupción se dio especialmente en el ámbito del Estado. Desde entonces, la corrupción ha impregnado todos los niveles de poder.
- El poder municipal es, en estos momentos, el más afectado por la corrupción, con la colaboración del poder autonómico. Esa corrupción tiene un nombre: recalificaciones. La posibilidad de lograr “pelotazos” obteniendo la recalificacion de terrenos adquiridos a bajo coste, en su inmensa mayoría, rurales, revenderlos y promover urbanizaciones y viviendas, se ha convertido en el motivo por el que hay navajazos para entrar en las listas municipales de los grandes partidos y por el que el transfuguismo es una práctica habitual.
- No es de extrañar que la clase política esté bajo sospecha y la clase política municipal merezca ser señalada con el dedo acusador.
- El problema no es que una clase política depredadora y degenerada se enriquezca, ni siquiera que se enriquezca más allá de todo límite y medida, el problema es que este enriquecimiento se realiza a costa de dificultar las condiciones de vida del resto de la población, especialmente de las clases más desfavorecidas.
- Esto, unido a la inevitable destrucción del tejido agrícola, a la alteración del paisaje y del medio ecológico, genera un aumento inexplicable del precio de la vivienda que ha dejado de ser un valor de mercado, para pasar a ser una “inversión”.
- Restaurar la honestidad en la gestión municipal y gestionar rigurosamente los recursos generados por los ayuntamientos, es una exigencia para que la población recobre la confianza en la clase política.
- Hoy, no hay una corrupción “de derechas” o “de izquierdas”, existe, simplemente corrupción que afecta por igual a todos los partidos. No hay ningún partido inocente, ni los mayoritarios, ni los minoritarios. Recuperar la confianza en la clase política, pasa a través de generar una nueva clase política dotada de principios éticos y morales.

Identidad y globalización
Desde Lisboa, Praga, Génova hasta los lugares más remotos del planeta, retumba fuerte el grito del mismo fenómeno con que se inicia el nuevo siglo y el nuevo milenio: el Movimiento Identitario.

Por un lado, los jerarcas mundiales en su eterno juego de ajedrez planetario se reunen periódicamente para afinar y agilizar sus políticas expansionistas bajo los dictados del gran capital. En el otro extremo, los herederos de la tierra se organizan y resisten la aplicación de estas políticas depredadoras, que van no sólo contra su existencia humana, sinó también contra su entorno ambiental y sus diferencias culturales. Es el fenómeno de la globalización y su respuesta inmediata: la Resistencia Global.

Así como el socialismo utópico fue la respuesta histórica a la Revolución Industrial del siglo XIX, en las postrimerías del XX y comienzos del XXI, el movimiento identitario se enfrenta a un sistema que, desde el derrumbe político del bloque soviético, ejerce una hegemonía mundial sin parangón en la historia de la Humanidad: el capitalismo neo-liberal en su máxima expresión.

Nunca antes unos pocos habían tenido tanto poder y control sobre tantos, con una consecuencia inmediata: más pobreza, más marginación y más discriminación. En otras palabras, una desvergonzada y sistemática deshumanización en beneficio de una dictadura financiera y comercial.

Aún cuando los movimientos identitarios configuran un pequeño espacio social y cultural, su importancia e influencia en el area social europeo está en auge, así como su importancia en diversos movimiento políticos, sin tener voz pero si en forma de inspiración.

Es necesaria una corriente autónoma identitaria, siguiendo la senda francesa y belga, para no contaminar la identidad con secreciones izquierdistas y clasistas o derechoides y fachoides.

No se ha de confudir identidad con racismos, pues nada tiene que ver. Otros, los tontos, lo equiparan o quieren hacer creer que es lo mismo. Nada de eso. El racismo es una plaga a perseguir, la identidad es cuestiòn de sentido comùn.

Inmigración
La inmigración es el principal problema que tienen los españoles en este momento. La llegada masiva de cinco millones de inmigrantes ha generado tensiones y fenómenos imprevistos en todos los órdenes. Se trata de reducir el impacto causado por la inmigración masiva. Los municipios deben tener la prerrogativa de admitir o rechazar el asentamiento de nuevos inmigrantes en función de sus necesidades. Cualquier inmigrante ilegal no inscrito en el padrón municipal podrá ser expulsado del término municipal. El límite máximo de presencia inmigrante en cada municipio no excederá el 5% del toral de la población. Se evitará la formación de guetos y la presencia de inmigrantes en un barrio más allá del 10% del total.

Justicia Social
Cuando hablamos de justicia social, erróneamente pensamos en una mejor redistribución de la riqueza y aunque ello también es parte de la misma, estamos ciertamente hablando principalmente de crear un sistema de defensa legal orientado a resolver los problemas más apremiantes del ciudadano. Litigar un caso de paternidad, iniciar un divorcio son desafíos titánicos que lindan con lo imposible. No solamente está el costo, sino las largas jornadas que deberán invertirse. Juicios de propiedad que tienen 40 años litigándose no son extraños en nuestra sociedad. La justicia que tarda no es justicia.

España está convulsionada, continuamente sometida a presión, necesita de sistemas confiables que le sirvan en su vida cotidiana para que deposite confianza en la democracia. Crea en ella y apueste por ella, de otra forma está en riesgo permanente de revoluciones y dictadores, de masacres sangrientas, de marchas y contra marchas.

¿Por qué no podemos crear cortes populares que resuelvan los casos menores en 30 minutos? ¿Acaso no hay miles de problemas agobiantes que con menos tiempo pueden resolverse si hay alguna autoridad que los atienda? No hablamos de elucubrantes homicidios, ni millonarias falsificaciones o fraudes que requieran de un irrenunciable desfile de testigos, testimonios de expertos, ni de peritaje forense o de elevado conocimiento en criminalística. Hablamos de un propietario que tumbó un árbol y destruyó sin proponérselo el automóvil del vecino y que se niega a indemnizarle. Del inquilino que no paga el arriendo, del alma feliz que martiriza al vecindario cada fin de semana con 200 decibelioss, desde las ocho de la noche hasta las cinco de la madrugada y de la que sus invitados refundan sus botellines en nuestro jardín y del propietario al que nuestros reclamos le importan un bledo y al que la policía tampoco atiende.

Algo sencillo desemboca en una riña callejera o en un homicidio. Un solo caso como el descrito es molesto, vivir este evento ruidoso semanalmente y en forma imparable a través de los años es un infierno. Termina acabando con la salud física y mental, genera trastornos, enfermedades y recae en el valor de venta de las propiedades.

Nos referimos a los hijos del vecino que ha marcado con pelotas nuestra fachada recién pintada y a la que nada importan los reclamos, padres que se desentiende del asunto, de los que creen que la calle y parques son urinarios o defecaderos de sus mascotas o de ellos mismos. Trayendo peligrosas secuelas de enfermedades infecciosas. Restando un espacio de belleza como es un jardín para convertirlo en un cagadero. Del padre que llega borracho a casa y se gasta el dinero familiar en vicios y timba. De la violencia domestica.

Departimos de sentir la presencia del Estado en nuestros actos cotidianos en defensa de la paz urbana y promoción del civismo. Propiciar la actitud solidaria y positiva entre los residentes de un mismo municipio. Estas Cortes resuelven expeditas, casos menores que sin embargo, significan, ornato, salud física, salud mental y desarrollo personal.

Algo que no tiene porque ser oneroso al Estado ni a los contribuyentes, pues esto debe ser sufragado por el litigante perdedor. Creamos puestos de trabajo, difundimos mejor imagen nacional y establecemos una base ancha de justicia social.

En España predomina el idiota ilustrado, el salvaje mono desnudo. El que hago lo que me da la gana porque soy hijo de, o tengo dinero, la impunidad se encuna desde temprana edad. La creencia de que un apellido o un puesto en el gobierno local o nacional o en una importante empresa privada, confiere el salvoconducto de la arbitrariedad.

Construir la justicia social en un país, debe hacerse desde sus cimientos, esto nos ayudará a abandonar esas imágenes tercermundistas de ajusticiamientos callejeros.El agotamiento de la paciencia de un pueblo que no tiene controles ni válvulas de escape.

Hablamos de cortes populares donde se ventilan temas menores, sin necesidad de abogados, con un juez dirimente que tenga la fuerza de la ley y la policía de su lado para obligar al cumplimiento de su veredicto, un lugar que resuelva los temas de conflicto familiar, vecinal, laboral y comercial de los más cotidianos.

Los municipios deberían por ley implementar dos o más salas, según su volumen demográfico. Esto descentralizaría la justicia, la haría cercana, así quizá estaremos construyendo al ciudadano modelo que aspiramos presentar para ser una sociedad desarrollada, una sociedad en paz y con justicia es más segura y próspera.

Patriotismo
El Patriotismo no es una ideología, es una afirmación o sentimiento de los que perteneciendo a una comunidad Nacional, defienden su unidad, se esfuerzan por su prosperidad y consideran de una manera especial los vínculos que les unen a sus compatriotas.

En España, a diferencia de en otros países, frecuentemente se asocia patriotismo a la Derecha, de forma erònea. Para ejemplo, el Partido Popular, capaz de pactar con nacionalistas-separatistas, si asì llegan al poder. Mucho ¡¡ Viva España !!, pero pactan con el diablo, si este les asegura el mandato.

A esto contribuye, entre otros factores, la existencia de micro-nacionalismos disgregadores y a que, tradicionalmente, la izquierda se ha posicionado con éstos, tachando de Fascista a todo lo se vincule al patriotismo Español.

La realidad es que en nuestro país existe un complejo generalizado hacia los sentimientos patrióticos. La consecuencia es que sólo grupos reducidos, y en muchos casos marginales y radicalizados declaran abiertamente una actitud patriótica.

Ahora un partido ha aparecido con fuerza y no oculta su Patriotismo Español sin intención apologética, sin descartar opciones y considerando tanto iniciativas de tipo político, ciudadano o cultural, pero sin venderse al mejor postor, y mucho menos de nacionalistas-sepatistas.

Ese partido que defiende la unidad de España, la Justicia Social, y la identidad de los españoles existe. Se llama España 2000. En la actualidad està en crecimiento. Tiene dos concejales en la Comunidad de Valenciana, y està creciendo en toda España.

PATRIOTISMO CONSTITUCIONAL
Esta expresión fue acuñada por el filósofo Jürgen Habermas en 1989, cuando los dos Estados alemanes existentes tras la Segunda Guerra Mundial se reunificaron bajo una misma constitución.

El patriotismo constitucional pretende facilitar la identificación de los ciudadanos con un proyecto común en las sociedades democráticas actuales. Esta corriente de pensamiento defiende la necesidad de construir lealtades más amplias, en torno a los derechos humanos y la democracia.

El patriotismo constitucional consiste en vincularse más con un proyecto racional de convivencia expresado en la carta constitucional que con una etnia o una nación determinadas. En su formulación más radical, el patriotismo constitucional sería un patriotismo por encima del nacionalismo. El patriotismo constitucional enlaza con el nacionalismo racionalista de la Ilustración y se opone al nacionalismo romántico-historicista del siglo XIX.


El que no ama su patria no puede amar nada.

Toda relación con la tierra, el hábito de labrarla, de trabajar sus minas o simplemente de cazar en ella, engendra el sentimiento de patriotismo.

Suerte a España 2000¡¡¡

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal