martes, 19 de junio de 2007

¿Existe relaciòn entre la inmigraciòn y la delincuencia?

Hoy en día aparecen mequetrefes con corbata que dicen representar a tal o cual ministerio y nos predican que asimilar inmigración y delincuencia es ser racista, xenófobo, nazi, fascista y muy mala persona.

Para ver lo que realmente ocurre y existe, sólo hace falta hojear las páginas de sucesos de cualquier periódico o poner las noticias en cualquier canal de televisiòn, pero ya es más difícil encontrar un reconocimiento oficial de esa realidad.

En la revista de los Mossos d’Esquadra de octubre de 2002 he dado con un informe que explica el operativo que llevan años montando en Lleida para evitar que haya mamporrazos entre extranjeros y nacionales.

Y ellos mismos reconocen en el texto que su presencia es necesaria para garantizar la paz. En pocas palabras, que si ellos no estuviesen por ahí se verían batallas campales a diario, como las que ya presenciamos en Alcorcòn, puesto que la llegada de los inmigrantes temporeros cada año significa también un aumento significativo de los problemas en las poblaciones a las que arriban.

Para los que sigan creyendo que la delincuencia nada tiene que ver con la inmigración, aquí va un fragmento de ese informe de los Mossos fechado hace casi 5 años. Hoy en día quizás no se atrevirían a publicar una verdad tan obvia:

En los últimos años la inmigración se ha ido concentrando en determinados pueblos según el lugar de origen. Poblaciones como Aitona, prácticamente sólo reciben inmigrantes del Magreb, mientras que en Alcarràs casi todos son de origen subsahariano. También hay municipios donde sólo se contrata mano de obra en los lugares de origen, como es el caso de Torres de Segre, donde los trabajadores vienen de paísos sudamericanos o de la Europa del Este.

“Los dos pueblos donde hemos tenido mayor volúmen de trabajo han sido Alcarràs y Aitona. Son los pueblos a donde llegan más inmigrantes y también son los únicos que tienen locales de ocio nocturno”, afirma Dalmau.

Una de las novedades del operativo de este año ha sido el diseño de un dispositivo de seguridad ciudadana progresivo. El número de patrullas de Mossos en la zona ha ido aumentando a medida que llegaban los inmigrantes y según como evolucionaba la campaña de recojida de la fruta.El Grupo Rural de la ABP Segrià-Garrigues-Pla d’Urgell, con el apoyo de la Unidad de Seguridad Ciudadana, se han encargado del patrullaje preventivo y del servicio asistencial. Y una estrecha coordinación con la Unidad Regional Operativa ha permitido una rápida respuesta en las actuaciones reactivas.

Las peleas y los delitos contra el patrimonio siguen siendo las principales causas que motivan la actuación policial. Peleas entre los mismos inmigrantes, propiciadas por un consumo irresponsable de bebidas alcohólicas, y pequeños hurtos y robos en masías, granjas y huertos.La experiencia acumulada a lo largo de los años ha enseñado a los Mossos que la figura del mediador policial es básica para evitar conflictos entre la gente autóctona y los inmigrantes, a la vez que facilita una resolución rápida y efectiva en caso de posibles incidentes.

Una herramienta básica en el mantenimiento de la convivencia pacífica en el Baix Segre es la mediación. Sin mediación no se puede prevenir el conflicto. En este sentido es muy importante la figura de un interlocutor policial, que sea aceptado tanto por la gente del país, como por la comunidad de inmigrantes.El servicio de los agentes destinados al Baix Segre no es fácil. Tienen que encontrar un punto de equilibro donde su trabajo no sea visto como represivo por los inmigrantes ni laxo por los vecinos de la zona.

A lo largo de los últimos veranos el Baix Segre ha sido una zona susceptible de tensiones, por una masiva afluencia de inmigrantes que vienen buscando un trabajo temporal, muchas veces inexistente. Aunque no se puede dar una respuesta policial a un tema social, la presencia de los Mossos se ha convertido en necesaria para garantizar una convivencia pacífica.

Joaquím Llinàs i Calzada, “Divuit anys protegint la campanya de recollida de la fruita”. Revista Mossos, núm. 18, octubre de 2002, página 6.

Sòmos mayorcitos para saber sacar conclusiones.
La inmigraciòn se ha convertido en un grave problema en España, y tiene relaciòn con la delincuencia.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal