martes, 12 de junio de 2007

El grave problema de la inmigración descontrolada.

La cifra de inmigrantes empadronados crece ya tres veces más que el de españoles

La entrada de inmigrantes en España continúa a buen ritmo. Tanto que en los dos últimos años por cada español que se dio de alta en el padrón municipal, tres inmigrantes acudieron a su ayuntamiento con el mismo objetivo. En otras palabras, mientras que la población española empadronada creció en 256.406 personas en 2005 y 2006, el número de inmigrantes dados de alta en las oficinas municipales creció el triple, hasta los 751.958 ciudadanos.

Las cifras las publicó ayer el Instituto Nacional de Estadística y corresponden al avance del Padrón Municipal a 1 de enero de 2007. El dato más sobresaliente es que, por primera vez, la población empadronada se sitúo por encima de los 45 millones de personas, de los que 4,48 millones son extranjeros (1,7 millones de origen comunitario).

Esto significa que la población española (incluyendo autóctonos y extranjeros) avanza a un ritmo verdaderamente espectacular (probablemente el más elevado de la Unión Europea), toda vez que hace tan sólo dos años había un millón menos de ciudadanos empadronados. Si únicamente se atiende a los resultados de 2006, los resultados son todavía más sorprendentes. Mientras que el número de españoles registrados en el municipio en el que habitan experimentó en 2006 un aumento neto de apenas 70.000 personas (únicamente un 0,17%), el número de extranjeros aumentó en 338.000 (el 8,17%), de los que prácticamente el 80% son ciudadanos de la Unión Europea (con un crecimiento del 19%).

Es decir, que en este caso la proporción es de cinco inmigrantes empadronados por cada español.El hecho de que un inmigrante se empadrone no conlleva necesariamente que haya logrado el permiso de residencia, sino que se trata de una figura administrativa –de mero registro- con la que se puede optar a percibir determinados servicios públicos (asistencia sanitaria o educación). En un momento dado, el empadronamiento también puede ser esgrimido a la hora de certificar el año de entrada en el país en caso de una hipotética regularización.El ocaso de la natalidad española

Un aumento de la población española tan discreto -la evolución autóctona está prácticamente estancada- confirma a España como una de las naciones con menor tasa de nacimientos del mundo. Una realidad sin duda importante que está siendo tapada por la persistencia del fenómeno migratorio. Lo peor, sin embargo, es que la evolución tiende a deteriorarse año tras año. Si en 2004 el saldo vegetativo de España (la diferencia entre nacimientos y defunciones) fue equivalente a 82.657 personas, un año más tarde el saldo había bajado a 79.016. Pero es que, como ayer puso de manifiesto el INE, en 2006 únicamente se empadronaron 70.000 nuevos españoles (saldo entre altas y bajas), lo que pone de manifiesto la crisis de la natalidad española que, como se ha dicho, está siendo compensada con la entrada de inmigrantes.

Según los datos de Estadística, el número medio de hijos por mujer se encuentra en estos momentos en 1,35, frente a una media de 1,52 de la Unión Europea a 25. Como pone de manifiesto el INE, el incremento de la cifra total de nacimientos se debe, en su mayor parte, a la fecundidad de las madres extranjeras, que no ha dejado de crecer en los últimos años. En concreto, se ha pasado de representar el 4,9% del total de los nacimientos en 1999, prácticamente al comienzo del actual ciclo migratorio, al 15% en 2005.

Si no hubiera sido por este motivo, España estaría en estos momentos a la cola de Europa en número de hijos por mujer, clasificación en la que firman los peores registros las naciones del Este. Por el contrario, Francia e Irlanda son las naciones con mejores resultados desde el punto de vista de la natalidad, seguidas de Dinamarca, Finlandia y Reino Unido, en todos los casos con más de 1,8 hijos por mujer.

Sí, como dice este informe, la población extranjera en España, supone el 10%, no tenemos ni que decir cual será el porcentaje real si a esta cifra se le suma la cantidad de inmigrantes que purulan por España de forma ilegal.

La inmigración ilegal y descontrolada.... el grave problema que viene.
Inmigración de calidad y controlada sí. Descontrolada e ilegal, no gracias.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal